El Game Room, en el banquillo

Las empresas rupturistas introdujeron espacios de ocio a los lugares de trabajo. Pero, tras más de una década, muchas compañías lo abandonaron por otras opciones. Opina Carolina Borrachia para la revista Forbes.



   (54-911) 5478-2276